Cómo elegir la madera ideal para tu tarima flotante en Valencia

No se puede afirmar que suelo de parquet o tarima flotante es el mejor, ya que cada uno tiene unas características que se ajustan a las necesidades de cada espacio, uso y persona en concreto. Existe un gran abanico de parquet y tarima flotante en Valencia, y en función de las necesidades y los gustos siempre encontraremos el que mejor encaja.

Si estás pensando en instalar un suelo de madera es muy probable que te encuentres un poco perdido entre las múltiples opciones que vas a encontrar en cuanto a formatos y tipos de materiales. En este artículo te mostraremos cómo elegir el mejor.

Características de la tarima flotante

La tarima flotante es un suelo de madera natural que se llama así por su sistema de colocación, sobre un suelo ya existente. Suelen tener varias capas, una inferior de estabilización, una intermedia que aporta resistencia (suele ser de las maderas más duras y económicas, como pino o abeto) y una capa superior que es la que vemos y pisamos y que suele ser de alguna madera noble, como roble o nogal.

Este tipo de parquet está formado por tablillas o lamas de madera natural cuyo ancho y longitud pueden variar. Las maderas que es más habitaul encontrar en las tiendas de parquet son pino, roble, arce, haya, cerezo, nogal y algunas maderas tropicales como la jatoba. Escoger entre uno u otro es una cuestión de gusto y presupuesto.

Para elegir entre uno u otro deberás tener en cuenta…

– Tu presupuesto. Escoger entre una madera y otra suele ser una cuestión de presupuesto.

– La zona donde lo vas a instalar, si es de mucho paso, si puede deteriorarse por el uso, etc. Hay maderas más resistentes que otras y tratamientos que se le pueden practicar al suelo para protegerlo.

– El tipo de decoración que has elegido. La madera es muy versátil y se adapta a cualquier tipo de decoración, pero cada estilo requiere un tono y un tipo de suelo: de tablillas o tablas, con patrón, longitudinales, distintos anchos, etc.

Tipos de madera para suelos

Básicamente, podemos agrupar las maderas en dos tipos: maderas blandas y maderas duras. Se llaman así, no por su resistencia, sino por la facilidad con que podemos trabajarlas. Las maderas blandas proceden de árboles de crecimiento rápido y por eso son más económicas. Las maderas duras son de árboles de crecimiento prolongado, más difíciles de manipular y, por lo tanto, más caras.

Las maderas blandas más utilizadas para los suelos son pino, abeto, cedro, ciprés, álamo y olmo. Son económicas, resistentes, ligeras, claras y se suelen rematar con un barniz de un tono diferente al suyo.

Las maderas duras son las que llamamos maderas nobles, son más nudosas, muy resistentes, pero también más caras. Las más habituales son caoba, cedro, roble, nogal, teca, olivo, cerezo y fresno.

En Parketalia – parquet en Valencia – podemos asesorarte para seleccionar el tipo de material y de madera que mejor se adapte a ti, a tu espacio y a tus necesidades.