Tips para reformar tu casa con parquet en Valencia sin necesidad de que te vuelvas loco

Llega la hora de hacer una reforma en casa, después de mucho pensar. Con ella llega también llega la hora de planificar y de prever para evitar no morir en el intento. Una de las peores cosas que se puede hacer antes y durante una reforma es dejar cualquier aspecto en manos del azar. Para evitar cualquier sobresalto, unas claves claves fundamentales para reformar sin necesidad de volverse loco.

Proyectar y presupuestar, los dos primeros pasos

Estas son las dos primeras reglas fundamentales a tener en cuenta. Reglas que tienen que ver y que van cogidas de la mano. Cuando nos lancemos a una reforma el proyecto tiene que estar totalmente definido, es decir, nada de flecos sueltos o de improvisaciones. Nada. Todo tiene que estar claro para poder proceder a pedir los presupuestos entre los que elegiremos el que más nos convenga. En este sentido, dos cosas: nunca lo más barato es lo mejor y cuidado con las promesas milagrosas de plazos de tiempo.

Unan vez pidamos varios presupuesto de nuestras obras que conformen esa reforma, nos decidiremos por la empresa o empresas que van a participar de la misma. En este sentido es indispensable indagar acerca de la reputación de quienes van a llevar a cabo la reforma ya sea de nuestro local o nuestra vivienda. Precios, calidades, plazos de tiempo, número de trabajadores, la legalidad de las obras, los materiales, la calidad de los mismos, son algunas de las cuestiones que deben decidir el peso de esa balanza.

Durante la obra: adiós a la normalidad y el confort

La tercera regla o consejo de oro. Así y dando por hecho que hemos calculado perfectamente el dinero que tenemos disponible para la inversión en una transformación de un inmueble, de la envergadura de la reforma  y cuestiones de esta índole, tenemos que pensar y sopesar qué hacer durante la obra. Si se trata de una reforma media, será mejor que contemos con algún lugar dónde quedarnos el tiempo que duren los derribos y las acometidas principales.

Si sólo se trata tal vez de pintar y cambiar suelos por ejemplo, podremos ir instalándonos en las partes de la casa o del inmueble que estén libres de obras. Esimprescindible mentalizarse que hay un plazo de tiempo en el que el orden y la cotidianidad no estarán presentes en nuestras vidas. Pensar que eso es posible es un error.

Zapatero a tus zapatos y la cercanía, ambas cuestiones cruciales

Estas dos premisas conforman la cuarta y quinta clave de una reforma sin sobresaltos. Así, si hay que pintar será mejor llamar a un pintor experimentado. Si vamos a cambiar el suelo, busquemos uno de calidad. Si queremos, por ejemplo un suelo de madera o un suelo laminado llamemos a las tiendas de parquet especializadas. Si vivimos en Valencia, entonces será mejor que esas empresas estén relacionadas con el parquet en Valencia.

Ecuaciones o premisas sencillas a tener muy en cuenta y extrapolables a todas las acometidas que formen parte de nuestra reforma, cuando reformar es posible y hacerlo de la manera menos incómoda posible, también.