Ventajas de comprar suelo vinílico

Desde nuestra experiencia en suelo vinílico, sabemos que no es fácil decidir el tipo de pavimento que nos irá mejor para nuestro hogar u oficina. No obstante, conocer los diferentes modelos y opciones de cada suelo nos ayudará a escoger el que mejor se adapte a nuestros gustos o necesidades.

Cada vez somos más prácticos y buscamos productos o servicios que nos ahorren tiempo y problemas. Es, por ejemplo, el caso de los suelos vinílicos, que gracias al material con que están fabricados ofrecen una fácil limpieza y una gran resistencia a distintas agresiones.

Opciones del suelo vinílico

Losetas y lamas de suelo vinílico

Los encontrarás en las tiendas de parquet. Gracias a la rápida evolución de este tipo de suelos, ahora encontramos mil y un diseños con los que podemos hacer infinidad de combinaciones, ya sea con baldosas o lamas de vinilo. Imitan a la perfección a la madera, el bambú, el corcho o diferentes piedras y textiles y se obtienen resultados de lo más originales. A la hora de colocarlo, puedes distribuir las lamas en espiga, en paralelo o ponerlas a “matajuntas” creando de esta forma diseños personalizados.

Sistema click

La gran ventaja de este sistema radica en que se evitan las juntas de dilatación. Se puede colocar losetas o lamas en cualquier habitación o estancia de la casa, pero está especialmente indicado para baños, cocinas o zonas que sean húmedas por su impermeabilidad.

Sistema autoadhesivo

La característica más importante de este método de colocación es sin duda su fácil instalación. Se pueden colocar en todo tipo de superficies (no porosas), solo hay que tener la precaución de limpiar bien la zona donde se ponen y mirar que esté nivelada. Si no está a nivel también hay solución, bastará con aplicar una pasta niveladora.

Vinilos al corte

Este tipo de vinilo es perfecto para espacios amplios. Viene en rollos de varios metros y son muy prácticos, a la vez que económicos. Su instalación es muy rápida si la hacen profesionales o personas acostumbradas a manejar rollos de gran tamaño, ya que puede resultar algo pesado o o engorroso si no se tiene experiencia. Quedan muy bien en cualquier sitio, ya que puedes elegir un diseño que vaya acorde con el resto de decoración de tu hogar.

Si estás dudando entre este revestimiento y el suelo laminado, los dos son muy resistentes, impermeables y fáciles de limpiar (bastará con pasar la fregona húmeda para que queden impecables). La diferencia está en el material con el que se fabrica cada uno. Habitualmente el suelo vinílico es aconsejable instalarlo en zonas expuestas a la humedad, como baños y cocinas, o lugares donde se requiera una gran resistencia. Por ejemplo, es posible combinar ambos tipos en una vivienda, instalando suelo laminado en todo el espacio excepto en cocina y baños en los que se podría instalar suelo vinílico.

Los suelos vinílicos están hechos de un derivado del plástico (policloruro de vinilo), que es una resina a la que se le añaden rellenos, tintes, plástico, tintes y estabilizantes. Mientras, la mayoría de suelos laminados están compuestos de fibras densas (melamina, una capa fotográfica que imita la piedra o madera) y por último una capa o superficie transparente y protectora.

En nuestra Parketalia – Parquet en Valencia – tenemos todos los tipos de suelos (parquet, vinílicos y laminados), somos profesionales y te asesoraremos sobre cualquier duda que te pueda surgir.